martes, 16 de septiembre de 2008

Ayudémosles a estudiar II

Ya hablé de este tema en otra entrada pero con el inicio de curso y la repartición de las tutorías, surge el mismo problema, ¿cómo podemos ayudarles a estudiar? ¿qué técnicas de estudio podemos recomendar y trabajar? Influirá el diagnóstico que hayamos hecho del problema, pero se pueden recoger consejos generales.

Muchas veces no entienden el libro de texto por el lenguaje que usa. Es fundamental que en cada asignatura trabajemos el vocabularo específico y el general que aparece antes de que ellos se enfrenten solos al libro. Una vez tienen resumidos o esquematizados los apartados que deben memorizar, podemos entrenarles a pensar posibles preguntas de cada trozo, así piensan cómo puede ser el examen, resumen de otra manera y tratan de meterse en la piel del profesor. Y no descartemos hacer juntos esa lista de preguntas, sobre todo en el primer ciclo, les ayuda mucho a entender qué priorizamos y por qué.

Otras veces el problema es lo poco que cunde el tiempo de estudio. Deben encontrar su lugar propicio, que les acompañará durante años y saber si estudian bien en una biblioteca (que funciona en la universidad pero pisan pocos escolares) donde no pueden ir a la nevera o conectarse "un segundo" a chatear o mirar tonterías. Y además eso les obliga a planificarse porque los horarios son limitados, insistiremos en no dejarlo para el día de antes.

También suele ocurrir que surgen las dudas justo en el momento de estudio y entonces es tarde para resolverlas. Deberíamos acostumbrarnos a hacer preguntas de repaso en clase constantemente, para detectar lagunas a tiempo. Algunos centros tienen correos electrónicos a disposición de los alumnos para preguntar desde casa, no es lo ideal pero es algo que podríamos pensar. Y los grupos de estudio, si son serios, son una magnífica solución porque además obliga a ponerse, para no descolgarse. En ellos, sin embargo, se habla mucho, así que tampoco sirven para última hora, tiene que ser algo durante el trimestre.

Y por último algunos alumnos tienen un material absolutamente deficiente, apuntes incompletos, ejercicios sin hacer, han perdido el libro o no está subrayado... Eso desmotiva para ponerse y es la excusa que necesitan para no hacer nada. En clase deberíamos también controlar periódicamente libretas y libros en el caso de los más pequeños y si estamos explicando conceptos, mirar cómo van apuntando y si siguen bien el hilo.

Desde primaria debe fomentarse un horario regular de estudio, diferenciar ese tiempo de los deberes, practicar con la memoria y acostumbrarse a repetir ejercicios y problemas o enseñar a hacer un buen resumen, las técnicas de estudio son algo progresivo y relacionado con la materia y no una especie de "seta" que se enseña y punto

3 comentarios:

marian dijo...

Están muy bien las ideas que expones: el control frecuente de los cuadernos, ir resumiendo por trozos, estudiar planteándose las preguntas posibles de un examen...todo eso es fundamental para que no se vaya acumulando el trabajo. Y estoy de acuerdo en que todo esto debe ser algo progresivo y constante, no algo que se imparte puntualmente y se olvida.

Emilio de Fez, Presidente de MODELO dijo...

Hola Eduideas. Gracias por tu aportación en la página de "MODELO" ( http://movimientoparaelderribodelaloe.blogspot.com ).

Como no quiero distraer aquí del tema que se está tratando, te ruego vayas a dicha página en la que te explico por qué no me conviene aplicar tu constructiva sugerencia.

Saludos.

Anónimo dijo...

Yo también estoy de acuerdo con lo dicho, de debe ser algo progresivo y constante. Desde luego, es muy importante y es posible que aún no se esté concienciado de ello, cuando es la base. Creo que es algo que deberiamos trabajar todos los profesores, sobre todo, en primaria y en secundaria. Quizás, pensando, qué puedo aportar yo, mi materia, etc
Sin pensar qué han hecho los de antes o los de después.
rib