miércoles, 17 de junio de 2009

¡Quué difícil es ser tutor!

Recomiendo la lectura de este post de Víctor Cuevas que creo que puede dar pie a un interesante debate. Parodia la visión de un mal tutor y por desgracia es demasiado común en nuestros centros: un tutor que quiere sólo cumplir, que le parece que excede de su trabajo todo lo personal del alumnado, que preferiría limitarse a dar su materia y punto. Os invito a comentar el post o a proponer uno alternativo, con lo que hace el buen tutor o el que al menos lo intenta.

Yo destacaría lo de la hora de tutoría, por ser quizá lo más extendido, abundan las quejas sobre ese rato, no se sabe qué hacer, se habla con los alumnos pero se ve como una hora perdida, no hay temario o si lo hay no se sabe muy bien si es una especie de ética diluida y como además no se evalúa, pues ¿para qué pensar actividades complicadas? Eso sí, va estupenda para dar avisos, como un tablón oral.

Desde luego lo más importante para ser tutor es querer serlo, implicarse con los alumnos y en el trabajo, pero no menos cierto es que falta formación por todas partes. Hay algún cursillo de ética o de tutoría teóricos y poca cosa más ¿o conocéis alguno que esté realmente bien? Pienso que debería ser un área esencial del nuevo máster, aunque me temo que no será así.

4 comentarios:

Juliiiii dijo...

Es difícil y a veces no está bien considerado, pero qué de satisfacciones te provoca porque los chicos valoran mucho cuando te interesas por ellos y su agradecimiento (y ver que les has ayudado) lo compensa todo.

Pero sí, no tan exagerados como el caso que propone nuestro compañero, pero abundan los tutores a quienes se les obliga serlo y no sólo no consiguen mejorar la dinámica y el ambiente de la clase, sino que pueden fastidiarlo.

¡Saludos!

Lu dijo...

En muchos centros, el tutor es el último en llegar. Desconoce el centro, la problemática del entorno y poco a los alumnos. El cóctel es amargo y nadie quiere repetir la experiencia.
Ahora bien, las tutorías son horas lectivas, por lo que en muchos centros (el mío) tienen un PAT (Plan de Accción Tutorial) con una programación de actividades que se revisa cada curso, pero que es la guía para todos (novatos o veteranos).
Juliii tiene razón cuando dice que un mal tutor puede estropear un curso.

eduideas dijo...

Estoy de acuerdo con ambos. El PAT existe y puede guiar las actividades de la hora de tutoría, pero me preocupa más la otra parte, la de seguimiento de los alumnos, que depende mucho de la buena voluntad, que ocupa horas a menudo no contempladas y que es la que más repercute en un grupo.

MONT dijo...

Sobre este tema de ser tutor os aconsejo leais lo que pone en esta página:
www.xtec.es/innovacio/convivencia/pdf/tutoria.pdf
Está en catalán. Si alguien no lo entiende puede traducirlo con el siguiente traductor que está bastante bien:
http://www.softcatala.org/traductor
El artículo es del Profesor Josep M. Puig Rovira creo que no tiene despedicio.