viernes, 9 de diciembre de 2011

Mandamases y educación pública

Explica una noticia que la infanta Leonor es de las pocas herederas reales que estudia en un centro privado. Lo mismo ocurre con los políticos: se llenan la boca de educación pero hacen que sus retoños huyan del caos y la mezcla de la pública que ellos mismos se cargan y los sitúan en colegios de élite pagados por todos. Tamaña hipocresía sería motivo de escándalo en cualquier país menos en éste: aquí la pública es vista por todos, incluyendo a sus responsables y muchos profesores consternados, como un recurso asistencial, lejos de la calidad deseable. Por eso es necesario crear un bachillerato de excelencia aparte, por eso aumentan los conciertos incluso en época de crisis, por eso se mantiene una ley de proximidad que promueve los guetos en las matrículas: no importa porque solamente se trata de la educación pública, a la que acceden los que no pueden costearse nada más, los padres poco responsables o cuatro motivados que aún creen en determinados principios y que, de todas formas, sí educan en casa o sea que la influencia perniciosa del colegio se ve minimizada.

La solución, aparte de no confiar en estos dirigentes falsos y pregonar su doble vara por todos los medios, pasa porque la pública ofrezca cosas que no puedan aportar los centros privados a pesar de sus recursos extras y su selección del alumnado: docentes innovadores, proyectos por competencias, idiomas diferentes, optativas únicas, clases donde se debata e investigue.... El proyecto educativo y la calidad del profesorado han de poder compensar las desigualdades de entorno y la desidia o boicot administrativo, de lo contrario, cada vez la pública será más y más asistencial.

3 comentarios:

Antonio dijo...

¡Ay, qué penita! Yo ya tengo claro que la Escuela Pública volverá a su función de Auxilio Social, como en los mejores tiempos del franquismo. Entre todos la mataron y ella sola se murió, porque hemos tenido años de gobierno socialista en los que no se ha solucionado esa perversión de los conciertos educativos. Ahora será como la montaña rusa...

Jose Luis Redondo dijo...

Me hago una pregunta ¿y usted que defiende tanto la escuela pública me imagino que no hará como la mayoría de los funcionarios y tendrá una sanidad privada (Adeslas, etc)?
Eso si que sería curioso.

eduideas dijo...

Reconozco que tengo una mutua, sí, aunque apenas la uso. En sanidad aquí solemor ir a la pública cuando es importante y a la privada por cosas menores para ahorrarnos tiempo. Algo muy diferente a la educación... Otra diferencia fundamental es que todos debemos pasar por la escuela y durante muchos años; las visitas al médico por fortuna son otra cosa. No digo que no deba haber colegios concertados y privados, libertad por supuesto, la queja de este post es el estado de la pública: justamente en sanidad no ocurre