domingo, 2 de junio de 2013

La LOMCE en primaria

Quería esperar a ver el redactado definitivo, dado que en cada proyecto o reforma del proyecto aparecen nuevas sorpresas, y siempre para peor, en la ya nefasta antes de naces LOMCE. Animo a leer los diferentes análisis que proliferan por la red, esta vez no será por desconocimiento que algunos profesores podrán intentar su deber de posicionarse en contra de una norma que perjudica a las claras el sistema educativo. Y además tienen diferentes niveles de análisis, con más o menos extensión, para poder ir más allá del titular de periódico sobre la religión o la lengua (ya en sí mismos aberrantes). Por eso solamente quiero añadir algunas notas al debate y esperar que esta ley dure tan poco como los intentos de reforma anteriores, aunque suponga un nuevo empezar de cero (y llevamos ya no sé cuántos).

Comenzaré por primaria. Desaparecen los ciclos, que ya habían sido amenazados anteriormente y que en secundaria se habían diluido. No entiendo por qué no les gustan, pero sin duda empeora: más fragmentación, más cambio de profesores y materias, menos hilo conductor, cuando la línea debe ser la contraria: equipos docentes que suben con los alumnos a lo largo de los años sin grandes sobresaltos, especialmente en tutoría (término que apenas aparece en la ley como ya comenté).

En primaria ya comienza la segregación y "señalización" (sic) de los logros académicos. En efecto, los alumnos realizarán dos pruebas o reválidas, una al acabar tercero y otra al final de la etapa. De ellas se puede desprender una repetición de curso y "orientación" para secundaria, es decir, comenzar ya a entrar en programas de refuerzo que alejen del curso principal. Los contenidos de esos exámenes serán fijados en gran parte por el Estado. Los efectos negativos de estas medidas son

1) grandes dificultades para decidir adaptar el propio currículum al grupo, dado que hay que pasar un examen externo de contenido cerrado
2) injerencias ideológicas estatales, conflicto con la línea propia del centro
3) evaluar a alumnos muy pequeños con exámenes, dejando de lado el proceso, la actitud, muchas de las competencias....
4) aumentar la repetición de curso
5) marcar ya de entrada la escolarización futura a través de etiquetas negativas
6) desaparición de matices e informes individualizados en las pruebas oficiales: solamente se indica nivel bajo, medio, alto

Vuelve a separarse conocimiento del medio en dos materias, cuando la tendencia es la contraria, agrupar cada vez más áreas en primaria para trabajar por proyectos. La religión pasa a ser totalmente evaluable (a pesar de estar impartida por profesores que han accedido por un sistema diferente al resto a la docencia) y se puede elegir no dar o reducir la enseñanza artística.

A la práctica por tanto la primaria queda dividida en seis cursos agrupados en dos bloques de tres, al final de los cuales hay una prueba externa que decide qué sucede con el alumno, pues se puede repetir una sola vez y se insta a hacerlo atendiendo a los resultados de esos exámenes (externos y descontextualizados). Las materias se tornan más academicistas (habrá que esperar con horror a los decretos de desarrrollo) y aunque aparecen, será más difícil hacer proyectos conjuntos o innovadores.  Se adelantan por tanto algunas medidas que se encontraban los alumnos en secundaria, y que perjudicaban su avance.

Y todo ello sin atender a las carencias de los grados de magisterio o a las demandas de los centros. Y todo ello con más recortes, menos personal y más presión.

4 comentarios:

RM dijo...

Mi crítica a la LOMCE,al contrario de lo que se plantea arriba,es que no modifica la LOE,deja todo prácticamente igual de mal.

Mi planteamiento es que se pueda repetir 2 veces en Primaria:

-La primera ,si el alumno no supera la lectoescritura,que podría ser en 1º o 2º,a decidir por el profesor.

-La segunda sería en 6º,si no se superan los objetivos básicos de la etapa,especialmente en Lengua y Mates.

Estoy totalmente en contra de la actual promoción automática por la cual, los alumnos superen o no curso, van pasando para arriba y repiten sólo una vez,si es que repiten pues muchas veces en 1º de ESO vemos alumnos que no han repetido primaria porque eran problemáticos o porque no se podía desdoblar un grupo.

Dichos alumnos ahora van abocados a un fracaso rotundo en 1º de Eso debido al retraso escolar acumulado durante 6 cursos.

La repetición de esos dos cursos,podría hacer que algunos que llegan mal a la Eso llegaran mejor o al menos más maduros por edad.

RM dijo...

Cuando un alumno llega a 1 º de ESO con atraso escolar acumulado,prácticamente está ya sentenciado lo que le sucederá,que no superará la Eso.Por tanto seguir defendiendo la promoción automática logsiana es seguir manteniendo una utopía que no resuelve nada.

Unknown dijo...

Mi hijo repitió cuarto de primaria, mi duda es si le pueden hacer repetir sexto.

Ines Trujillo dijo...

Mi hijo repitió cuarto de primaria, mi duda es si le pueden hacer repetir sexto.