domingo, 14 de noviembre de 2010

Organización por departamentos

En Andalucía están que trinan porque amenazan con reducir los departamentos didácticos y juntar especialidades. Esta organización en secundaria tiene sus ventajas y sus inconvenientes, aunque la mayoría de pegas se podrían subsanar con una mejor coordinación (con espacios obligados y orden del día de las reuniones, claro).

Entre los puntos positivos está el juntar especialistas que plasman una programación coherente a lo largo de ESO y Bachillerato de la misma materia, la posibilidad de ofertar optativas potentes o salidas temáticas y el debate sobre criterios de evaluación o el compartir materiales.

Pero se crean bloques autistas, donde cada uno sabe solamente de lo suyo y no conoce qué imparte el departamento vecino lo que dificulta los proyectos entre áreas y no tiene en cuenta que el centro debe ser el alumno, no la materia, por lo que habrá que coordinarse por cursos y grupos y no sólo por asignaturas. Las reuniones de equipo docente o de tutorías son demasiado escasas para paliar esta desconexión, por lo que el trabajo conjunto acaba dependiendo, una vez más, de la voluntad particular de tal o cual profesor.

¿Creéis que sería mejor otro modelo organizativo? ¿Cómo solucionáis la desconexión en vuestro centro?

6 comentarios:

Lu dijo...

Yo, más que apostar por la reorganización de los departamentos, fomentaría el trabajo de programación en equipo de los Equipos Docentes. Creo que ahí tenemos un trabajo pendiente, todavía por analizar.

Antonio dijo...

Buaaaaaaaah!!! En los centros, todo lo que se refiere a la coordinación me remite a dos extremos: Que cada uno, con su departamento, vaya a la suya (casi con prácticas corporativistas en el peor sentido de la palabra), o la supuesta coordinación burocrática, en la que uno se hincha de rellenar papeles para nada. Me parece que trabajar en equipo es una asignatura pendiente, como apunta Lu, en la que nadie quiere meterse por lo que supone de renuncia y aceptación de dogmas propios y ajenos. Creo que resultaría más útil coordinarse por niveles (o incluso por grupos), donde se hacen efectivas las prácticas docentes. En todo caso, la idea de un departamento con línea de trabajo homogénea y en el que todos trabajen coordinados me parece ciencia-ficción.

eduideas dijo...

Entiendo que apostáis más por el trabajo curso a curso, o al menos por ciclos. Quizá es una buena línea, especialmente en 1 y 2 de ESO

JuanPedro dijo...

¿Pero cuál es la dificultad para que los departamentos elaboren una programación coherente desde 1º ESO a 2ª Bachillerato, para que la evalúen y la adapten a las necesidades?
¿El horario? Tenemos horas asignadas para dedicarlas obligatoriamente a ello.
No obstante, me parece una prioridad lo que plantea Lu. Se ha de conseguir que todxs lxs profesorxs de un mismo grupo dispongan de tiempo para coordinarse. Y también para eso disponemos de tiempo, si queremos.

Anónimo dijo...

Me parece un tema muy interesante. En general, estoy de acuerdo con lo que se ha dicho. Sí sería necesario, por lo menos, lograr una coordinación docente, especialmente en 1º y 2º de ESO porque favorecería tanto a los alumnos, lo más importante; como a los profes. Se puede empezar por aspectos concretos, en la manera de trabajar un contenido, con una reunión útil cada x tiempo - no sólo "y de aquella manera" en las evaluaciones-. Por supuesto, nada de apabullar al personal ni más papeleo inútil, como se postula desde algunas instacias de la administración educativa que optan por reducir plantillas pero aumentar burocracia...
Saludos
rib

eduideas dijo...

Efectivamente, Juan Pedro, se podrían tener más reuniones con el horario actual pero como dice rib, deben ser útiles y sin papeleo, o la gente huye de esas reuniones. Lo fundamental en esta cuestión es que debe existir la necesidad y el deseo de trabajar en equipo, y eso quiere decir no ver mi materia como propia y aislada, sino como una manera de incidir en el proceso global del alumno