domingo, 26 de febrero de 2012

Una ESO sin especializaciones

En la universidad se vuelve a estudios genéricos e interdisciplinares (los últimos ejemplos, las ciencias cognitivas o las humanidades digitales) porque dotan de un marco común de comprensión. Esto es la ley del péndulo, se pasó de carreras generalistas a licenciaturas especializadas y ahora se vuelve a grados mixtos. Creo que lo ideal sería un grado generalista con posibilidad de mención especializada, complementado con postgrados muy específicos, ligados al mundo laboral o a la creación de expertos en el campo de conocimiento en cuestión.

En secundaria volvemos a equivocarnos: se plantea reducir la parte común cargándose la ESO en la propuesta del ministerio, elaboramos itinerarios que anticipan el bachillerato, creamos una FP de grado medio muy concreta y poco atractiva, quitamos peso de las optativas cuando debería ser la vía para el currículum diferenciado y segregamos asignaturas en vez de encaminarnos a proyectos conjuntos. Pienso que es evidente que la enseñanza obligatoria debería ser generalista, independientemente del camino que tome la superior. Pero eso no lo ven nuestros políticos

4 comentarios:

Antonio dijo...

Generalista sí, pero garantizando competencias básicas. El gran error ha sido la dispersión en muchas asignaturas estancas que convierten la jornada escolar en un goteo de informaciones inconexas que no conducen a habilidades concretas. Hay que marcar unos objetivos básicos y tratar por todos los medios de cumplirlos.

Chema dijo...

¿Cuántas veces hemos dicho varios de los "colaboradores" de estas páginas que si no hay proyectos interdisciplinarios va a ser difícil que los alumnos vean la relación de unas materias con otras?. Me remito a algunos de los ejemplos que ya he dado en otras ocasiones: la programación anual en el ies Elda-Petrer de Alicante entre los departamentos de Lengua, música y geografía e historia.
Si no somos capaces de ponernos de acuerdo los propios profesores -y aquí hay que hacer una gran autocrítica, todo sea dicho de paso- en ver los muchos puntos en común que tienen las asignaturas, ¿cómo los van a ver los alumnos? No sé, por poner un ejemplo aunque sea una tontería, por aquello de que es lo primero que se me ocurre: la teoría de los distintos humores, ¿no es útil en química, en filosofía, en literatura, en plástica (no nos vamos a poner eruditos, pero qué fue de aquel hermoso libro Saturno o de la Melancolía de gran estudioso del arte Erwin Panofsky)?
Pongo otro ejemplo: hace unos años en Galapagar se puso una película, no me acuerdo cuál, pero eso es lo de menos; el caso es que se comentó la misma en varias clases, en cada una enfocándola desde el punto de vista de cada materia, como es lógico, con lo que los alumnos veían una realidad como lo que es, es decir, multiforme y plurisignificativa, que es lo que ocurre con la mayoría de cuanto nos rodea, y ahí están los docentes para poner mecanismos, utensilios y conocimientos para intentar desentrañar la enorme complejidad de la sociedad que nos ha tocado vivir.

eduideas dijo...

Estamos todos de acuerdo: más proyectos compartidos y menos microasignaturas. Pero después viene la batalla de las horas, nadie quiere renunciar a su parela y jornada y entonces queda la información inconexa como denunciáis. ¿Cómo podrían blindarse los horarios de los profesores para que pudieran preocuparse de verdad por la mejor distribución de materias para los alumnos sin sufrir por la nómina?

Celestacha dijo...

Hola Eduideas...te escribo desde el Arca de las palabras. Me alegra que te hayas paseado por allí y te quedes en el rincón del lenguaje. Es cierto que muchas de las palabras no son tan desusadas, se han ido colando palabras pintorescas o seductoras por su sonoridad. Muchas son aportes de lectores, que traen palabras poco usadas pero que les resuenan a su infancia. Unas poco usadas en Perú o México pueden estar vigentes en España o viceverza. Luego hay curiosidades de localismos que se han universalizado enriqueciendo la lengua desde su incorporación a la RAE. En fin...hay de todo. Me encantará contribuir con material a los jóvenes ( estudié Ciencias de la Educación y no dejo de estar ligada a la educación de una u otra manera ) y me encantaría que si recuerdas palabras con historia me las envíes para subir al Arca.
Saludos desde el otro lado del charco.
Celestacha