martes, 28 de septiembre de 2010

Dar clase fuera del centro

La amenaza de suprimir las colonias se ha convertido en el boomerang de rabia entre maestros y el Departament, con cruce de cartas públicas y peticiones a los padres para que se sumen a uno y otro bando. Todos cantan las bondades de salir fuera y convivir, aunque luego sabemos que cuesta montar salidas, obtener profesores que las guíen y sobre todo incorporarlas al currículum.

Debería dedicarse una mañana a dar clase fuera del centro, aprovechando los recursos del entorno o las excursiones. Ir a museos, aplicar lo aprendido en la calle, hablar con la gente o expertos, estar en el campo, crear dinámicas sin pupitres. Ellos se lo pasarían mejor, perderían esa visión del colegio como cárcel que tanto se mantiene, las relaciones con el profesor cambiarían al ser un contexto menos formal y sin duda se podrían aprender cosas que el currículum rígido no permite. Además, serviria para fomentar un ocio saludable y para conocer lo que ofrece el entorno.

5 comentarios:

Lu dijo...

Precisamente, hoy hay un artículo en El País que cuenta cómo hay que cambiar de escenario para aprender más y mejor. Los expertos desdicen el consejo tantas veces repetido de que hay que tener un sitio para estudiar. Recomiendan cambios en el entorno para fijar mejor los momentos del aprendizaje.

eduideas dijo...

Lo he leído, es curioso cómo después de años y años de repetir un consejo se ve que lo idóneo es justo lo contrario

Anónimo dijo...

No encuentro el artículo de El País al que os referís. Sí creo que está bien salir de las aulas, e integrar el entorno auqneu a veces sea complicado por mil circunstancias; pero sí. También creo que es importante coordinar bien este tipo de actividades, en cuanto a objetivos, interdisciplinariedad, etc
rib

Lu dijo...

Toni, apareció en el suplemento del New York Times que se publica con El País. Lo he de buscar, a ver si no lo he tirado.

eduideas dijo...

Gracias Lu, yo no lo tengo a mano a ver si se lo puedes pasar