jueves, 7 de octubre de 2010

Clases fallidas

En esta entrada se incluyen algunos de los consejos más básicos sobre gestión de aula. Muchas veces por no seguirlos se rompe el frágil equilibrio de una clase y surge el conflicto. Puede romperse porque alguien diga un comentario inadecuado, por una risa inoportuna, un movimiento que altere la atención... Cualquier pequeño gesto, del profesor o de los alumnos, puede dar al traste con la dinámica planeada y hacer que la clase sea fallida.

Es importante estar atentos a esos indicios que marcan que se aproxima uno de esos momentos de crisis: el cambio de expresión en las caras de los estudiantes, uno que va a lanzarse de un modo que no toca... Sobre todo hemos de estar atentos a las veces en que nosotros mismos causamos esa ruptura, por no seguir esos consejos o por usar un tono, una palabra o una actividad que defrauda.

Y por supuesto, cuando ocurre, es básico analizar qué ha pasado para tratar de evitarlo en el futuro. De esta breve lista, quizá destacaría la importancia del punto 9, que consiste en cumplir con los alumnos como les pedimos que cumplan, y la 13, clave en la relación personal

6 comentarios:

JuanPedro dijo...

Ya sé que no hay nada en esta lista que resulte novedoso, seguro que cualquier profesor y profesora intuye qué comportamientos (suyos y de sus alumnos)ponen en riesgo el inestable equilibrio de su clase, y cuáles son los que favorecen un buen ambiente en el aula. Sin embargo, no está demás recordarlos, entre otras cosas, porque nuestra satisfacción personal y profesional, así como el mejor aprovechamiento de la clase por parte del alumnado, depende muchas veces del empeño que pongamos en su cumplimiento. Cada uno de nosotros, por otra parte, tenemos nuestro propio repertorio de rutinas y orientaciones con los que completar la lista que aquí se ofrece.
Gracias por el enlace. Un saludo.

Aldara dijo...

Tengo mucho que aprender, por eso este tipo de entradas me gustan especialmente; gracias.
Los profesores con más experiencia posiblemente consideréis que estas recomendaciones son muy evidentes, pero para los que más noveles no lo son tanto. No es sencillo evaluar ciertas prácticas cuando no las puedes llevar a cabo porque no sabes ni por dónde empezar; a veces ni siquiera las imaginas. Dado que la formación del profesorado no sólo es escasa, sino también deficiente, muchos asediamos con preguntas (a menudo obvias) a los veteranos. Evidentemente, como dice Juan Pedro, las pautas se personalizan; pero siempre es interesante difundirlas porque seguro que más de uno lo agradecemos.
Un saludo

eduideas dijo...

Gracias a ambos por pasar por este blog. Realmente nunca está de más recordar los consejos, lleves el tiempo que lleves en docencia.

Lu dijo...

Me gustó la presentación. Es clara y directa. Algunos puntos me han recordado la filosofía de la práctica reflexiva. El autoanálisis y la autocrítica son ejercicios que deberíamos practicar con frecuencia.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por el post y por la presentación. Sintetiza muy bien muchos de los aspectos a los que todos los que en algún momento estamos en una clase sabemos que son vitales.
rib

Anónimo dijo...

Muchas gracias por el post y por la presentación. Sintetiza muy bien muchos de los aspectos a los que todos los que en algún momento estamos en una clase sabemos que son vitales.
rib