viernes, 22 de abril de 2011

El declive de las humanidades

De nuevo un artículo algo apocalíptico alerta sobre el declive de las humanidades, cómo retrocede la cultura general y la capacidad de relación entre los jóvenes y cómo eso se debe en parte a que cogen pocas carreras de letras.

Efectivamente, constatamos que en el bachillerato de letras hay siempre pocos alumnos, unos pocos vocacionales y muchos que huyen de las mates o de asignaturas que se consideran más difíciles. A eso se le suma una selectividad inútil que provoca notas de corte bajas y desmotivadoras y un sinfín de nuevos grados de colocación posterior complicada y tenemos como resultado que cada vez hay menos alumnos que opten por esa vía.

¿Qué podemos hacer desde los centros?
1) No desprestigiar el bachillerato de letras ni hablar solamente de supuestas "salidas" de las carreras afines (y más en un contexto como el actual), ni considerar el bachillerato tecnológico como el más complicado
2) Subir el nivel de las asignaturas de modalidad, incrementando las relaciones entre áreas y las lecturas ya en la ESO para que vean lo atractivo y el reto que supone
3) Fomentar la creación de ciclos de grado superior de letras para tener más vías de acceso
4) Presionar a la universidad para que introduzca asignaturas profesionalizadoras en los grados
5) Hacer de la docencia, principal vía de colocación, una opcióm atractiva y prestigiosa
6) Introducir variables generales de cultura para todos los alumnos, de modo que también los de ciencia tengan unos referentes mínimos
7) Trabajar realmente por competencias, de manera que en todas las áreas se mejore la redacción, las inferencias y la capacidad de síntesis
8) Introducir componentes históricos en todas las materias, para ver el desarrollo de la disciplina y su relación con el entorno
9) Usar más la prensa como trampolín de relaciones con la tradición y el contexto previo y para mostrar que los temas humanísticos siguen vigentes
10) Tener clara la respuesta a la eterna pregunta de los estudiantes: ¿Y esto, para qué sirve?

¿Añadiríais algo al decálogo? ¿Realmente están más en declive las humanidades o como de costumbre? ¿Se puede invertir esa tendencia?

1 comentario:

Lu dijo...

A la pregunta de si ahora están las humanidades igual de desprestigiadas que antes, me temo que hay que responder que están peor. Solo hay que ver cómo ha descendido el número de estudiantes en las Filologías o en carreras como Filosofía. Cuando yo estudié nos sentábamos en las escaleras porque no cabíamos en las aulas de la UB.
El decálogo es completísimo, pero dar respuesta a todas las recomendaciones supone un esfuerzo de las direcciones. ¡Cuántas veces no habré oído al orientador de turno decirle a un chico que no haga latín, ni griego, que mejor que elija el bachillerato social "que tiene más salidas"!

Es un placer leer defensas y propuestas como éstas.