lunes, 4 de abril de 2011

Profesores y TIC

Ante las TIC hay 4 tipos de profesores.

1) El innovador entusiasta. Prueba las nuevas herramientas, está al día de lo que se cuece, sigue modas, integra tecnologías y trata de convencer al resto de sus compañeros, usa los blogs y las redes sociales de manera habitual como complemento profesional, se implica en movimientos de renovación, ha modificado su modo de programar y evaluar. Representa una minoría
2) El aprendiz. Ha recibido algún cursillo y es fiel a unas pocas herramientas que utiliza de manera tímida porque ve avances en motivación pero aún no cambia de forma radical su metodología, las TIC son un complemento o una mejora en su docencia ordinaria, sigue pasivamente blogs o marcadores de favoritos (a veces comentando) y no comparte más contenido porque no se considera lo bastante avanzado, habla bien de la tecnología pero solamente si se le pregunta. Es una minoría creciente, un 10-15% del total
3) El expectante. Usa solamente las TIC cuando le obligan, puede haber hecho algún cursillo pero no ha cambiado su manera de dar clase, mantiene que la tecnología motiva al alumno pero no sabe encajarla con su programación ni se atreve a "tocar" programas o herramientas, afirma que es el futuro (sin decir aún que es el presente) pero luego necesita el libro de texto como guía de programación absoluta. Son la inmensa mayoría
4) El reacio. Es ese profesor tecnófobo, que considera que esto es una moda vistosa que distrae y aleja al alumno del esfuerzo y el conocimiento profundo, que asocia TIC a pedagogía sospechosa y a imposiciones políticas y que utiliza las herramientas para disfrute personal (las más elementales) pero no piensa aplicarlas en el aula, ha asistido a cursos de los que habla mal y suele propagar sus ideas anti con entusiasmo. Es un núcleo duro creciente.

¿Identificáis algún tipo de docente más? ¿Qué habría que hacer para pasar a los puestos superiores?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que la tipología es muy real y acertada. Y sí, hay mucho expectante, creo.
Saludos.
rib

Silvia Gongo dijo...

Me parece muy acertada la clasificación. ¿Qué hay que hacer para pasar a los puestos superiores? Invertir tiempo. Aunque a veces se niegue, la realidad es que estar puesto al día en las TIC exige mucha dedicación, algo que lógicamente no todos están dispuestos a conceder. Y junto a eso, desde luego, el entusiasmo, las ganas de aprender, el deseo de hacer las cosas mejor, de cambiar lo que no nos gusta, de buscar alternativas para construir la educación que queremos. Complicado. Todo muy complicado

P.J.Cifuentes dijo...

Tal como yo lo veo, la innovación es una cuestión de puntos de vista (y mucho más en secundaria) Yo este año trabajo con mis alumnos en red, que ha sido todo un descubrimiento, pero no solo de la tecnología vive el profe: cómics, cine... El caso es educar y entretener.

eduideas dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Efectivamente, el tiempo es quizá lo que más frena a los profesores (aunque a veces sea una excusa, para lo que uno quiere siempre hay tiempo). Y no solamente se innova con TIC, son una herramienta, no la solución a todo (ojalá).

Antonio dijo...

Creo que los centros públicos deberíamos ser la avanzadilla en ese proceso de conversión de un tipo a otro. Habría que recordar que tenemos menos de 20 horas lectivas y que buena parte de la jornada -hasta las 40 de cualquier trabajador 'normal'- debería ir destinada a la actualización. Claro, que eso no puntúa ni nos hace mejores de cara a la galería.

Lu dijo...

¡Antonio! Cualquiera que te oiga pensará que nos sobra el tiempo. A los profes de lengua hay que sumarnos en la jornada el tiempo de corrección de textos. Si es on line, el tiempo se duplica, aunque los resultados son mejores.

Creo que el docente TIC es aquel que destina generosamente su tiempo a autoformarse y a compartir lo aprendido. El que no se abate ante tanto ruido comunicativo, el que es incansable (aunque algunas veces se sienta agotado), el que sabe que avanzar es inherente a la profesión y arriesga en la experimentación.

eduideas dijo...

Lu, tiempo no nos sobra pero coincido con Antonio en que dentro de nuestra jornada, si tenemos la actitud y generosidad que tú muestras, sí podemos hacer algo. Es cierto que la mayoría de profesores TIC son los que decican innumerables horas extras a su profesión y los que se atreven a experimentar, pero también lo es que muchos de los grupos 3 y 4 alegan falta de tiempo como escudo sin cumplir esas 40 h, o 37,5, que tienen remuneradas.