sábado, 7 de junio de 2008

Los servicios educativos no siempre están al servicio de la educación

Sé que hay de todo, pero imagino que coincidiréis en el título de este blog. Tenemos centros de profesores, equipos de psicopedagogos, asesorías de temáticas variadas y otros similares en un baile de siglas en cada comunidad autónoma. Estos ofrecen cursos y derivan a los alumnos hacia centros o programas específicos que también tienen su propio océano de siglas. Pero muchas veces no sirven, no cumplen su función.

Creo que se deberían unificar todos en un solo centro de servicios que estuviese en contacto permanente con los centros de una zona. Los asesores visitarían periódicamente los centros para detectar anomalías y solucionarlas sin tener que recurrir a inspección pero sobre todo ofrecerían recursos para resolver problemas o tratar con alumnos complicados, ayudarían a crear un plan de formación de centro, pondrían un servicio de orientación que ayudase a los profesores (alguien experto a quien explicar lo que pasa en el aula y consultar las dudas), dinamizarían los planes de centro con un espacio periódico de reunión.... ¿Una utopía? Sólo sé que el dinero estaría mejor gastado que ahora (con honrosas excepciones, claro).

2 comentarios:

manolo dijo...

Lo que comentas está muy bien; sobre todo porque establece actuaciones concretas que tendrían aplicación directa en el aula. Y es que muchas veces las soluciones que propone la administración (en mi caso la consejería de educación de la Junta de Andalucía) quedan muy bien sobre el papel, suenan muy bonitas, pero no tienen una aplicación inmediata en el aula.

eduideas dijo...

Sí, mucho dinero y personal mal invertido desde arriba, pero eso lo vemos desde el aula, como dices, y rara vez en la administración