viernes, 9 de mayo de 2008

Injusticia

He leído esta mañana la historia de Lu, donde una vez más se hace evidente la injusticia de la administración, con algunos toques surrealistas dignos de mención. Hay que dar a conocer su situación. Pero ella no es un caso aislado, desgraciadamente.

No interesa tener profesores trabajadores en lo más alto, desgraciadamente la mayoría de catedráticos son personas que innovan poco, tienen una visión negativa del sistema y de los alumnos, apoyan la división por grupos de nivel (y se basan en la experiencia que tienen acumulada para justificarlo) y oras lindezas. Si los catedráticos son los que más saben, deberían estar en los centros más difíciles, tutorizando a los nuevos, liderando proyectos de investigación, y no acumulando cargos burocráticos y alejándose de las clases.

La administración no premia la investigación (reconoce el doctorado menos que los cursillos de verano anti estrés y hace unos años ni siquiera lo contaba como mérito), no premia el uso de las TIC a pesar de sus proclamas y campañas, no reconoce el trabajo extra (aunque se llena la boca hablando de implicación de profesorado, de que somos la piedra angular del sistema y de que se van a poner en marcha unos estadios docentes justamente basados en estos extras), no valora la tutoría (sólo es una hora y no una labor, por eso cualquiera puede ser tutor de cualquier grupo), no recoge las demandas de los docentes (como la reducción de ratios o los equipos en condiciones)... Es decir, a veces es uno de los principales obstáculos.

Etiqueto esta entrada como "mundo" porque esto no es algo exclusivo de la enseñanza. Estamos en un país donde al que trabaja mucho se le mira mal porque pone en evidencia a los demás, donde el listo es el que defrauda a hacienda y cobra por no hacer nada, donde los funcionarios se distinguen por entorpecerlo todo y perder el tiempo, donde el "que inventen ellos" sigue vigente, donde se dan sueldos ridículos a los becarios de la universidad para que emigren, donde si algo es gratis se coge en masa.... Una injusticia, sí, como lo de nuestra compañera, una injusticia que refleja cómo vamos

Actualización: Os invito a dejar oír vuestra voz aquí

3 comentarios:

Antonio dijo...

Un mundo que antaño fue capaz de mantener como lema de una universidad: "Lejos de nosotros la funesta manía de pensar" (por no hablar del aguerrido grito de "abajo la inteligencia".

Lu dijo...

Poco a poco, entre los comentarios y las denuncias estamos dibujando los perfiles, las esquinas de este, nuestro (in)mundo.

Antonio dijo...

Estamos en Internet en el aula con un grupo específico. Un saludo.